Entrada destacada

DAR GRACIAS TE HACE MAS FELIZ

DAR LAS GRACIAS TE HACE MÁS FELIZ Por [María Langenheim] Hoy  me siento especialmente agradecida  y si hay algo que me hace feliz es ...

Seguidores

SEGUIDME

domingo, 20 de noviembre de 2011

LA PAUSA

En una pausa no hay música, pero la música se produce con ella.

En la melodía de toda nuestra vida, la música se interrumpe aquí y allá por las pausas y pensamos tontamente que hemos llegado al fin de la melodía. 

¿Cómo lee el músico la pausa? 

Mírale mover el compás con un cálculo invariable y pasar a la nota próxima con tal precisión y firmeza como si no hubiese habido interrupción alguna.

Es nuestro deber aprender la melodía y no desmayar en las pausas. Ellas no tienen que ser pasadas ligeramente por alto, ni ser omitidas, ni para destruir la melodía ni cambiar la nota tónica.

Si nos decimos con tristeza: No hay música en una pausa, no olvidemos que con ella se produce.

El hacer música es un proceso lento y penoso en esta vida.

Adaptación de un texto del libro "Manantiales en el Desierto"

Enfermedades, proyectos que se paralizan, interrupciones en nuestras tareas que nos hacen dudar si podremos continuar, ausencias que nos congelan, seres queridos que desean partir y que nos hacen sentir que la vida se quebró...

Pausas... Muchas pausas y luego la melodía sigue. A veces no tan afinada, otras llena de fuerzas...

Una canción que por momentos tiene estrofas del Himno a la Alegría y en otros de la Canción del Adiós...

De pausa en pausa la música sigue y con el tiempo llega a convertirse en la mejor sinfonía.

Notas que van y vienen y a veces salpican...

Y en éso nuevamente una pausa interrumpe nuestra obra...

Podemos decidir dejar de componer esta canción de la vida o podemos en esas pausas buscar los acordes mejores para seguir cantando, fuertes, sin que nos tiemble la voz, con ansias, aún cuando por momentos nuestra melodía pueda parecerse a un grito...

Quizás algunas personas puedan componer su obra sin reparar demasiado en ella en cambio el mejor músico es el que logra encontrar en cada pausa la escencia que le permite componer un himno a la vida. (anonimo)

sábado, 12 de noviembre de 2011

PODER DE LA ORACION

EL PODER  DE LA ORACION
Gabriela Louise Redden, una mujer pobremente vestida y con una expresión de derrota en el rostro, entró en una tienda de abarrotes. Se acercó al dueño de la tienda, y de una forma muy humilde le preguntó si podía fiarle algunas cosas.
Hablando suavemente, explicó que su marido estaba muy enfermo y no podía trabajar, que tenían 7 hijos, y que necesitaban comida. John Longhouse, el abarrotero, se mofó de ella y le pidió que saliera de la tienda. Visualizando las necesidades de su familia, la mujer le dijo: "Por favor señor, le traeré el dinero tan pronto como pueda." John le dijo que no podía darle crédito, ya que no tenía cuenta con la tienda.

Junto al mostrador había un cliente que oyó la conversación. El cliente se acercó al mostrador y le dijo al abarrotero que él respondería por lo que necesitara la mujer para su familia. El abarrotero, no muy contento con lo que pasaba, le preguntó de mala gana a la señora si tenía una lista. Louise respondió: "¡Sí señor!". "Está bien," le dijo el tendero, "ponga su lista en la balanza, y lo que pese la lista, eso le daré en mercancía."
Louise pensó un momento con la cabeza baja, y después sacó una hoja de papel de su bolso y escribió algo en ella. Después puso la hoja de papel cuidadosamente sobre la balanza, todo esto con la cabeza baja. Los ojos del tendero se abrieron de asombro, al igual que los del cliente, cuando el plato de la balanza bajó hasta el mostrador y se mantuvo abajo. El tendero, mirando fijamente la balanza, se volvió hacia el cliente y le dijo: "¡No puedo creerlo!".


El cliente sonrió mientras el abarrotero empezó a poner la mercancía en el otro plato de la balanza. La balanza no se movía, así que siguió llenando el plato hasta que ya no cupo más. El tendero vio lo que había puesto, completamente disgustado. Finalmente, quitó la lista del plato y la vio con mayor asombro.

No era una lista de mercancía. Era una oración que decía: "Señor mío, tú sabes mis necesidades, y las pongo en tus manos".
El tendero le dio las cosas que se habían juntado y se quedó de pie, frente a la balanza, atónito y en silencio. Louise le dio las gracias y salió de la tienda. El cliente le dio a John un billete de 50 dólares y le dijo: "Realmente valió cada centavo" Fue un tiempo después que John Longhouse descubrió que la balanza estaba rota.


En consecuencia, solo Dios sabe cuanto pesa una oración.
Los otros talentos

 La primera lectura nos ayuda a situar todo este tema en una perspectiva amplia. La imagen de los talentos, que en su sentido primero son dinero en nuestras manos, nos puede hacer pensar sólo en lo que tenemos y no tanto en lo que somos, o en lo que recibimos. En la primera lectura se resaltan otros talentos que se acercan más a lo que hoy llamamos valores: una mujer hacendosa, que inspira confianza, diligente, generosa. Y sobre todo aquel mensaje que nos invita a mirar hacia adentro, hacia ese espacio donde nacen los valores: " Son engañosos los encantos y vana la hermosura; merece alabanza la mujer que teme al Señor" (Prov 31,30).
Nuestros grandes valores y grandes talentos están muy adentro, aunque su fruto es bien visible y claro. Jesús dijo en una ocasión a los suyos: "dichosos vuestros ojos porque ven y vuestros oídos porque oyen" (Mt 13,16). Se refería a las señales de la gracia y a la predicación de la Buena Nueva. Esas señales y esa noticia estan hoy aquí con nosotros, especialmente por la riqueza incomparable de la Eucaristía. Son también talentos que Dios nos concede y que quiere que den su fruto, un fruto "que permanezca" (Jn 15,16).



martes, 8 de noviembre de 2011

24 cosas para recordar siempre... y una sola para nunca olvidar



 1- Tu presencia es un regalo para el mundo.
 2- Eres una persona única en un millón.
 3- Tu vida puede ser como tu quieras que sea.
 4- Vive cada día con intensidad.
 5- Cuenta tus alegrías, no tus desdichas.
 6- Lucharás contra la adversidad que se te presente.
 7- Dentro de ti hay infinitas respuestas.
 8- Comprende, ten coraje, sé fuerte.
 9- No te impongas límites.
10- Hay tantos sueños que esperan ser realizados!
11- Las decisiones son tan importantes para librarlas al azar.
12- Lucha por tu ideal, tu sueño, tu premio.
13- No hay nada tan desgastante como las preocupaciones.
14- Mientras más carguemos con un problema, más pesado se hace.
15- No te tomes las cosas con tanta seriedad.
16- Vive una vida de serenidad, no de lamentos.
17- Recuerda que un poco de amor recorre largos caminos.
18- Recuerda que mucho... es para siempre.
19- Recuerda que la amistad es una sabia inversión.
20- Los tesoros de la vida son personas... unidas.
21- Nunca es tarde.
22- Transforma lo cotidiano en extraordinario.
23- Ten salud, esperanza y felicidad.
24- Pídele un deseo a una estrella.

Y jamás olvides.....ni siquiera por un día...

¡cuan especial eres!.
Collyn McCarty

lunes, 7 de noviembre de 2011

INVITACION A LA VIGILIA DE LA INMACULADA

Queridos  amig@s:
Nuestra  Parroquia  se  prepara a  Celebrar  la Gran  Vigilia  de la Inmaculada, como  buenos  Marianos,  nuestra  comunidad  empieza   organizar esa  gran noche maravillosa  en el que compartiremos, la presencia de Maria  Nuestra Madre.
Un poco de  formación doctrinal  de este  gran acontecimiento:
BASES DOCTRINALES
LA BIBLIA
Aunque el dogma de la Inmaculada Concepción no aparece explícitamente, queda sugerido en Génesis 3,15; en Lucas 1,28 y en Apocalipsis 12,1.

LA SEGUNDA EVA
Los Padres de los primeros siglos cristianos, al llamar a María «segunda Eva», aluden a esta doctrina.

EN LA EDAD MEDIA
Nápoles e Inglaterra, en el siglo IX, fueron las primeras zonas occidentales en celebrar la Concepción de María en su liturgia.

DUNS SCOTO (s.XIV)
Este teólogo afirmó que la forma en que Dios salvó a María fue especial: preservándola del pecado.

PATRONA HispÁnica (1760)
En la bula «Quantum ornamenti» de Clemente XIII, declara a la Inmaculada patrona de los reinos hispánicos.

PROCLAMACIÓN (1854)
El Papa Pío IX proclama el dogma solemne de la Inmaculada Concepción en la carta apostólica «Ineffabilis Deus». 

LOURDES (1858)
n Santa Bernardette Soubirous afirma que la Virgen María se aparece en Lourdes (Francia) y proclama: «Yo soy la Inmaculada Concepción», confirmando el dogma.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

SI ME VOY ANTES QUE TU

Si me voy antes que tú, no llores por mi ausencia; alégrate por todo lo que hemos amado juntos.

No me busques entre lo muertos, en donde nunca estuvimos; encuéntrame en todas aquellas cosas que no habrían existido si tú y yo no nos hubiésemos conocido.

Yo estaré a tu lado, sin duda alguna, en todo lo que hayamos creado juntos: en nuestros hijos, por supuesto, pero también en el sudor compartido tanto en el trabajo como en el placer, y en las lágrimas que intercambiamos.

Y en todos aquellos que pasaron a nuestro lado y que, irremediablemente, recibieron algo de nosotros, y llevan incorporado -sin ellos ni nosotros notarlo- algo de ti y algo de mí.

También nuestros fracasos, nuestra indolencia y nuestros pecados serán testigos permanentes de que estuvimos vivos y no fuimos ángeles, sino humanos.

No te ates a los recuerdos ni a los objetos, porque dondequiera que mires que hayamos estado, con quienquiera que hables que nos conociese, allá habrá algo mío. Aquello sería distinto, pero indudablemente distinto, si no hubiésemos aceptado vivir juntos nuestro amor durante tantos años; el mundo estará ya siempre salpicado de nosotros.

No llores mi ausencia, porque sólo te faltará mi palabra nueva y mi calor de ese momento. Llora, si quieres, porque el cuerpo se llena de lágrimas ante todo aquello que es más grande que él, que no es capaz de comprender, pero que entiende como algo grandioso, porque cuando la lengua no es capaz de expresar una emoción, ya sólo pueden hablar los ojos.

Y vive. Vive creando cada día, y más que antes. Porque yo no sé cómo, pero estoy seguro de que, desde mi otra presencia, yo también estaré creando junto a ti, y será precisamente en ese acto de traer algo que no estaba, donde nos habremos encontrado. Sin entenderlo muy bien, pero así, como los granos de trigo que no entienden que su compañero muerto en el campo ha dado vida a muchos nuevos compañeros.

Así, con esa esperanza, deberás continuar dejando tu huella, para que, cuando tu muerte nos vuelva a dar la misma voz, cuando nuestro próximo abrazo nos incorpore ya sin ruptura a la Unica Creación, muchos puedan decir de nosotros: si no nos hubiesen amado, el mundo estaría más triste.